martes, 25 de octubre de 2011

"Criadas y señoras" - Kathryn Stockett

Criadas y señoras

Criadas y señoras
Kathryn Stockett
Maeva
ISBN  9788415140566

Después de finalizar sus estudios, la joven Skeeter regresa a su hogar en la muy tradicionalista ciudad de Jackson, Misisipi. Corre el año 1962 y se da por supuesto que su mayor aspiración es la de buscarse un marido y casarse, pero Skeeter anhela una existencia diferente, consagrada a la literatura.

Aibeleen, como casi todas las chicas negras de la ciudad se dedica a trabajar de sirvienta en casa de los más ricos. Su mejor aliada es Minny, una excelente cocinera, cuya fuerte personalidad le ha costado la hostilidad de las adineradas mujeres blancas de la localidad. Estas tres mujeres, constreñidas por una comunidad puritana y racista, juntarán sus energías para poner en práctica un proyecto oculto y liberador.


Kathryn Stockett


Kathryn Stockett nació y creció en el mismo lugar donde transcurre su novela "Criadas y señoras", la pequeña ciudad de Jackson en Misisipi. Cursó estudios de inglés y escritura creativa en la Universidad de Alabama antes de mudarse a Nueva York donde trabajó en el mundo de la  edición durante nueve años.  Con este primer libro, publicado en una treintena de países en todo el mundo, Kathryn Stockett ha conseguido situarse entre los autores norteamericanos más cotizados del momento.

Obras

  • Criadas y señoras (2009)


1 comentario:

  1. Yo sólo he visto la película, no leí el libro. Y la película es interesante (por momentos me recordaba a la gran Tomates Verdes Fritos), aunque desde mi punto de vista, demasiado pastelona (en todos los sentidos posibles). La excusa que pone para denunciar el racismo (creo que para eso no hace falta excusa) de que el servicio utilice un cuarto de baño distinto al de los dueño de la casa, flojea un poco. Hay miles de motivos de mayor peso y menos comprensibles. Es cierto que si alguien es bueno para cuidar de tus hijos, también debería serlo para hacer sus necesidades en tu excusado, pero ¡cuanta gente no hay que es incapaz de hacer nada en un baño público o fuera de su propia casa!. Mucho más importante me parece y, apenas se esboza, el hecho de acusar a las criadas negras de robar, por ejemplo.

    ResponderEliminar

Aquí puedes compartir tu opinión como anónimo, con tu nombre y url o con una cuenta registrada.